Diseño y Buen Vivir

La Ciudad

Construir mejores proyectos, desarrollar mejores ciudades es lo que motiva a Grupo Empresas Socovesa.

A+ A A-

Categorías

Destacados

ver imagen

Esos Generosos M2

No es un tema nuevo. Hace muchos años que Europa, debido a la escasez y a los altos valores de suelo para construir, ya está trabajando en cómo hacerse cargo, mediante un buen diseño, de habitar en pocos metros cuadrados. Esto no tiene nada que ver con hacer espacios sin muebles, limpios y “lindos” visualmente, sino que tiene más bien que ver con cómo, en un mismo recinto, podamos dormir, comer, estudiar, trabajar, invitar a amigos, bañarnos, almacenar cosas, practicar algún hobby, ver televisión, cocinar, etc.

Me tocó estar en Europa en un departamento -si se lo podría llamar así- ínfimo. No debe haber tenido más de 25 mt2. Pese a eso todo estaba aprovechado al máximo, cada centímetro cuadrado contaba para configurar un total alucinante. Básicamente el espacio estaba compuesto por un gran muro programático que estaba al servicio de cada función que se quisiera realizar. La magia estaba en distintos elementos que se desplegaban o se plegaban en virtud de los usos.

Visualmente estaba conformado por dos materiales del mismo tono, lo que hacia el recinto mucho más neutro y sin distracciones que interrumpieran el concepto de amplitud. La cama plegada era sofá. La mesa de comedor, cuando no estaba en uso, era el elemento que bloqueaba la luz como una cortina. El lavaplatos se escondía atrás de una puerta abatible de manera que nada quedaba a la vista. Y así, con diferentes recursos, se iba creando un espacio muy bien resuelto donde comimos 5 personas y nos quedamos a una de las mejores y más interesantes conversaciones de sobremesa que haya tenido jamás.

Uno de los temas que tenían en la cabeza los dueños de casa era no renunciar al confort básico de un buen vivir, es decir, no por habitar en un espacio chico había que sacrificar comodidades. Y créanme que hasta tina con vista a las estrellas tenía el micro departamento. Ese día entendí para donde íbamos y lo importante que era empezar a investigar de este tema que ya no nos es tan lejano.

El concepto del espacio multifuncional en un microespacio debe ser resuelto como lo hacen, por ejemplo, los aviones o los barcos. Cada rincón se aprovecha y los elementos se usan para distintos fines. El concepto de funciones integradas es clave para resolver de manera eficiente un recinto reducido.

Creo que hoy el verdadero desafío está en desarrollar estos espacios pero no porque son entretenidos para la foto, sino para hacerse cargo de una nueva realidad demográfica y sociocultural. En una ciudad cada vez más densificada, ¿cómo logramos que la multifuncionalidad se introduzca como alternativa en nuevos tipos viviendas y para diferentes segmentos?

Creo que los profesionales en la materia debemos trabajar en otorgar soluciones acordes a nuestros tiempos y necesidades. Sería interesante empezar estudiando alternativas económicamente viables que permitan por ejemplo, cohabitar un mismo espacio tanto como vivienda y como negocio local. O bien desarrollar un recinto que permita albergar de manera cómoda y funcional a esos habitantes “nómades”, entendiendo que nunca falta el pariente que viene de visita y que en cierto modo, nos desordena la lógica de la vida diaria. También podemos explorar cómo y de manera inteligente, creamos más y mejores espacios para almacenar.

La gran deuda que tenemos como sociedad es que no hemos sabido entender que el mundo avanza a una velocidad tal que no podemos seguir construyendo soluciones habitacionales del mismo modo que hace 20 años atrás. Ni siquiera, me atrevería a decir que hace 5 años atrás. Hay que entender que el diseño va mucho más allá de la estética. El diseño tiene por responsabilidad primera, entregar soluciones a los problemas que a diario nos suceden en todas las áreas que nos desenvolvemos. Y esta es, sin duda, una esencial.

Por Cristian Preece, subgerente Oficina Diseño de Interiores Almagro

13

Agosto
2014
Nota anteriorNota siguiente