La Ciudad

La Ciudad

Construir mejores proyectos, desarrollar mejores ciudades es lo que motiva a Grupo Empresas Socovesa.

A+ A A-

Categorías

Destacados

ver imagen

Mi plaza, mi parque, mi patio

Cada vez más personas viviendo en departamentos. Nuevos tipos de familias y personas que aman la libertad de vivir en el centro de la ciudad. Los cambios demográficos y sociales, han transformado la manera en que vivimos y usamos los espacios públicos. Las plazas y los parques son un símbolo de ese cambio. Hoy son nuestros nuevos patios traseros.

Hace algunos años era impensado salir con mesas, globos, cesta de picnic y el perro a almorzar a un parque o simplemente celebrar el cumpleaños del amigo en el jardín comunitario. A los chilenos nos costó entender que las áreas verdes fueron hechas para disfrutarlas. Pero con la llegada de construcciones en altura y los eventos al aire libre, los ciudadanos comenzamos a cambiar los hábitos y a entender que los parques y plazas estaban para ser usados.

En Chile existen cerca de 550 parques urbanos de más de una hectárea, lo que se traduce en 4.750 hectáreas en total. De este número, el 50 % de parques se encuentran en Santiago. Sin embargo, aún da la sensación que en la capital faltan áreas verdes.

Más allá de los consolidados como el Parque Bicentenario, el Parque Araucano o el Parque Forestal, la capital ofrece muchas alternativas de plazas y parques ideales para distintas actividades. Conversamos con vecinos, arquitectos y urbanistas. Aquí te dejamos una recomendación con los 20 mejores para visitar.

1. Para ir con niños: Parque Bicentenario de la Infancia en Recoleta, Plaza La Concordia en Las Condes, Parque del Comic en San Miguel.

Pese a que los tres son muy distintos, tienen características que los convierten en zonas ideales para pasear en familia: están protegidos de los autos, tienen buen equipamiento y su diseño permite que los papás se relajen un rato. El Parque Bicentenario de la Infancia, ubicado en la comuna de Recoleta, se construyó pensando 100% en los niños. Y es que los más de 300 mts. de reja naranja de laberinto que sube y baja por el sector, las casas árbol, las esferas que lanzan agua, los 60 resbalines repartidos en 9.000 m2 de áreas verdes y el funicular gratuito que lleva a sus visitantes a las alturas del parque, hacen de este lugar el sueño de cualquiera.

En Las Condes, la seguridad de la Plaza de la Concordia, la transformó en el lugar predilecto de las madres y cuidadoras. Por su parte en San Miguel el Parque del Comic se perfila como una alternativa distinta. Curiosas estatuas de cuatro metros de alto de Condorito, Ogú, Mampato, Pepe Antártico y Von Pilsener se levantan cual museo al aire libre, rindiendo tributo a los grandes dibujantes de historietas de Chile. El Parque del Comic se convierte en una alterativa distinta para que los padres conversen con sus hijos y les cuenten qué es lo que leían y hacían para entretenerse años atrás.

2. Para hacer Pic Nic: Parque André Jarlán en Pedro Aguirre Cerda, Plaza Padre Letelier en Providencia, Parque Mahuida en La Reina.

Mención honrosa para el Parque André Jarlán, construido sobre un vertedero de material orgánico y que entrega 11 hectáreas de áreas verdes para los vecinos de la comuna. Se trata de un parque muy querido y por lo tanto, muy bien cuidado. Tiene baños públicos, bebederos, buena iluminación y está cercado.

Por su lado, la Plaza Padre Letelier es muy distinta y no es un parque cerrado como el anterior. Se trata de un pequeño y acogedor espacio verde en el sector de Pedro Valdivia Norte que se convirtió en uno de los lugares preferidos de oficinistas quienes interrumpen su día laboral para estirar un mantel y almorzar con amigos.

Para quienes buscan algo más que echarse en el pasto, recomendamos el Parque Mahuida. A diferencia de los anteriores hay que pagar entrada, pero hay zona de pic nic con quincho. Ubicado en plena precordillera, sus 160 héctareas son ideales para hacer una ruta de caminata post almuerzo, por uno de sus 8 senderos.

3. Para los adictos al deporte: Parque Vespucio Oriente en Vitacura y Las Condes, Parque O´Higgins en Santiago, Parque Bernardo Leighton en Estación Central.

El Parque Vespucio Oriente es probablemente uno de los circuitos más antiguos del sector oriente. Se trata del bandejón central de Américo Vespucio Norte que va desde Francisco Bilbao a Monseñor Escribá de Balaguer. Su ruta de 5 km de maicillo, acompañada por añosos árboles, está equipada con estaciones de ejercicios, bebederos de agua e iluminación nocturna. Su único problema es la cantidad de calles que cortan el camino, aunque todos los cruces están debidamente señalizados.

Justamente este problema no lo tiene Parque O´Higgins. Pocos saben que en el 2010 se inauguraron 4 circuitos de running de casi 5 km. en total: el primero tiene 1900 mts, el segundo de 1km., recorre el sector perimetral de la piscina y la laguna; el tercer circuito es de 1.500 mts de “cross country”, mientras que el cuarto son 600 mts de áreas más sombreadas.

Por su lado el Parque Bernardo Leighton es distinto. Más que a trotar, los vecinos se juntan a pasarlo bien mientras se ejercitan. En este parque de 7 hectáreas se realizan actividades gratuitas al aire libre todos los sábados desde las 15.30 hrs.

4. Para ver shows en vivo: Parque de las esculturas en Providencia y el Parque Violeta Parra en Lo Espejo.

El Parque de las Esculturas, gracias a la última versión del Festival de Jazz de Providencia, se consolidó no sólo como el parque de las artes visuales, sino como el lugar perfecto para ver grandes conciertos. En esa oportunidad se pudo ver cómo las personas se apropiaban del lugar, generando una extensión natural del parque en la vereda sur del río, desde donde miles de personas disfrutaban de grandes performances de jazzistas chilenos. A la amplitud del sector, se suma su seguridad y tranquilidad, acceso al transporte público, sombra, baños y buena acústica.

Otro lugar -que además es parte de los 16 parques urbanos de Santiago que administra el Parque Metropolitano de Santiago-, es el Violeta Parra. A diferencia del de Las Esculturas, cuenta con un anfiteatro diseñado especialmente para acoger shows en vivo e incluso obras de teatro. Desde su construcción se han hecho pocas intervenciones y a ratos se percibe como un lugar subutilizado. El desafío está entonces en aprovechar de estos espacios que regala la ciudad.

5. Leer buen libro o una siesta tranquila: Parque Juan XXIII en Ñuñoa, Parque Gandarillas en Las Condes y Plaza Uruguay en Providencia.

La clave de una siesta o el éxito de una buena lectura es estar en un lugar alejado del ruido. Y a pesar que estos lugares están en el corazón de sus comunas, sus grandes árboles y su aún poca popularidad, los convierte en tranquilos sectores. El Parque Juan XXII es uno de los secretos mejores guardados de Ñuñoa, un parque emblema de los habitantes de la comuna. Si bien comienza detrás de la Casa de la Cultura, son pocos los que conocen este sector donde pareciera que el tiempo se detuvo y que el silencio se apoderó del lugar.

Algo similar sucede con Parque Gandarillas, que pese a que la intersección de Padre Hurtado con Colón pareciera ser una de las esquinas más caóticas de esa comuna, se trasforma en un verdadero oasis de calma gracias a las antiguas araucarias, palmas y cedros. En sus 4 hectáreas de jardines, rosedales y caminos de palmares, cerrar los ojos o concentrarse en la lectura, es una tarea fácil debido a que el sonido de los pájaros y loros opacan el de micros y autos.

Y si sólo queremos leer, está la Plaza Uruguay que pertenece al programa de Cafés Literarios de la comuna, específicamente el proyecto de Cafés al aire Libro. A diferencia de los otros cafés literarios como el de Balmaceda, Bustamante o Pedro de Valdivia, este lugar cuenta con mucho silencio por estar en un barrio residencial.

6. Para practicar deportes extremos Skatepark del Parque La Aguada en Santiago, Plaza Pedro de Valdivia en Providencia.

Los primeros en apropiarse de los espacios públicos fueron los skaters, quienes al no tener un lugar donde hacer sus trucos comenzaron a utilizar las calles. Aunque continúan haciéndolo, existe una serie de skateparks construidos especialmente para novatos y expertos patinadores. Escogimos el skatepark del Parque La Aguada debido a la amplitud del sector lo que se agradece a la hora de hacer maniobras. Son 680 m2 de hormigón con rampas, quarters y barandas, ubicados en paralelo a Isabel Riquelme. En un día pueden llegar más de 100 aficionados a probar nuevos trucos. El sector de patineta está claramente delimitado. Los más expertos optan por deslizarse en el sector del canal inundable, alejados de los novatos. “Es lo más parecido a estar patinando en Los Angeles, Estados Unidos" cuenta uno de ellos.

Distinto es el caso de la Plaza Pedro de Valdivia donde los traceurs, o practicantes de Parkhourn se tomaron el lugar atraídos por su original arquitectura de muros, maceteros y esculturas. El sábado es “el día” de práctica oficial donde se reúnen más de 50 deportistas de distintas comunas de Santiago. Para tomar clases basta con ir el fin de semana y pedir información de alguna escuela de Parkhour.

05

Agosto
2014
Nota anteriorNota siguiente